Todo empieza en la conciencia, la cual brinda la habilidad de desapegarse emocionalmente de lo que está sucediendo (en nosotros y alrededor de nosotros) para ver la situación desde un punto de vista curioso y completamente objetivo. En este sentido, puedes observar tus pensamientos y/o sentimientos por lo que son en sí y en ese sentido dejarlos ir si no te ayudan.

La conciencia te da elección. (Bill Harris) Elección de mirar nuestros sentimientos antes de actuar. Pero esto solo sucede unos segundos antes de entregarnos al sentimiento y cuidado, porque si actúas a través del sentimiento entonces puede ser que después te arrepientas.

Es imposible tomar una decisión que no te ayuda cuando la tomas con conciencia, es por lo anterior que el primer paso hacia una vida más emocionalmente inteligente, se encuentra en el incremento de la conciencia. Entonces te preguntas….¿Y luego? Como incremento mi nivel de conciencia?. Existen varias metodologías, desde “recetas de cocina” que incluyen el paso a paso o métodos soft como lo son las prácticas de meditación y yoga. En este caso te comparto esta meditación que encuentro útil. https://www.youtube.com/watch?v=zPf8Jm8IOB0&t=38s

Por otro lado, como Project Managers queremos lograr los objetivos del proyecto, entregar en tiempo, dentro del presupuesto esperado y con calidad aceptable, sin embargo, a veces sucede que la falta de conciencia nos autosabotea y erróneamente, buscamos el culpable afuera, en algún involucrado o en el retraso del proyecto. Sin embargo, si somos cuidadosos nos podemos dar cuenta de que gran parte de la solución radica dentro de nosotros mismos.

Recuerda que los proyectos están manejados por personas y las personas estamos invadidas de sentimientos donde, si no los podemos manejar, crearemos conflictos no solo con nuestros colaboradores sino con los demás involucrados.

En cualquier momento del proyecto la emoción se puede desbordar, ya sea en una junta con los involucrados o con el cliente. Lo que es peor, a veces somos señalados en una reunión o criticados por el cliente, sin embargo, el autodominio y la templanza son habilidades que debemos aprender a desarrollar.

La clave de la inteligencia emocional siempre será comprender antes de reaccionar

Y recuerda, las emociones no son buenas ni malas, solo son.

Categorías: Autor

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *